HISTORIA
Make your own free website on Tripod.com

HISTORIA

En 1879 un minero de Mapimí, Durango llamado Néstor Arreola fue el primero en descubrir una veta de plata la cual registró con el nombre de "La Carolina", lo cual propició que el 29 de septiembre de 1879 se erigiera el municipio y la Villa de Sierra Mojada. En pocos meses el poblado sumaba 1890 habitantes, en un territorio que no pertenecía a ningún estado de la federación, lo cual duró poco tiempo ya que los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila inician una lucha legal para por la pertenencia de la región. Mientras se decidía sobre el futuro del nuevo municipio, el Presidente de la República Porfirio Díaz lo declara territorio federal y nombra al Gral. Francisco Zerga como jefe político y comandante militar. Finalmente el Congreso declara a Sierra Mojada como municipio de Coahuila, terminando la disputa entre los tres estados involucrados.

La minería en esos años era una actividad muy importante en el país, por lo que compañías extranjeras compraron y explotaron por muchos años las riquezas minera de la región. Esto provocó un crecimiento de la población y desarrollo para la región.

Finalmente, después de muchos años de explotación de los recursos minerales y de los mineros que trabajaban de sol a sol, con un sueldo miserable y sin herramientas confiables de trabajo, éstos fueron los dueños de sus minas, aunque sin infraestructura para la explotación, ni crédito para el trabajo, por fin eran los dueños de toda esa riqueza natural.

Las vetas ricas en plata habían desaparecido, la población había emigrado, principalmente a los polos de desarrollo industrial como Monterrey, Saltillo, Monclova, el Distrito Federal y posteriormente a Torreón. Las minas ya no daban para el desarrollo del municipio, no había otras fuentes de trabajo, solo algunos que lograron comprar ganado y establecerse en ranchos en el municipio. Algunos otros en pequeños comercios de abarrotes, pero principalmente cantinas.

El gran auge de 1890 y principios de 1900 se había esfumado con las compañías que amasaron grandes riquezas y que se establecían en otras regiones, ahora solo quedaba un grupo de personas, que trataban de organizarse como cooperativa minera, sin metas fijas, sin planeación y sin conocimientos avanzados de minería.

Los años pasaban y el desarrollo no llegaba, ya que los primeros poblados: Esmeralda y Sierra Mojada seguían careciendo de servicios básicos, como agua potable, electrificación, servicios médicos y medios de comunicación.

La actividad minera seguía generando gran cantidad de impuestos al fisco federal, pero lo que se regresaba al municipio, para infrestrutura o servicios era nulo. Finalmente en la década de los 80īs se inician algunas obras en beneficio de la población como el arreglo de caminos vecinales, la compra de equipo para tener señal de televisión, inversión en pozos de agua potable, etc. Aunque en gran medida por el empuje de algunos de sus habitantes y no del gobierno estatal o federal. En la década de los 90īs se consigue la electrificación las 24 horas del día, servicio telefónico y la construcción de la carretera de Torreón a Sierra Mojada, siempre por la gestión de algunos cuantos pobladores de la región que realmente daban todo por su tierra. Hasta la llegada de Eliseo Mendoza Berrueto, a la gobernatura del estado se contó con una autoridad que visitaba y se ocupaba por este municipio y en su gestión se inicia la construcción de la ansiada carretera que mucha falta hacia a estos alejados poblados, proyecto que no se concluyó en esta gestión de seis años y habría que esperar hasta la llegada del actual gobernador de estado Enrique Martínez y Martínez quien en campaña prometió la terminación de esta obra y está a punto de cumplir con su promesa.

En la actualidad, las minas ya no pertenecen a sus habitantes, se tuvieron que vender a una compañía americana, que a su vez realizó un estudio geológico para poder venderlas, anunciando la gran riqueza que aun existe en la Sierra Mojada principalmente de zinc y óxidos.

En algunos años, con la explotación acelerada que se pretende, estos yacimientos se terminarán, por lo que se necesita realizar proyectos productivos alternos, que puedan servir como polos de desarrollo a la gran cantidad de poblados que conforman el municipio y poder regresar a esta región lo mucho que aportó a la federación y al estado.